Homenaje a Pedro Cieza de León

1

En este año 2018 se conmemora el V centenario del nacimiento de uno de los grandes cronistas del Nuevo Mundo: Pedro Cieza de León. Cieza de León, quien fue primero soldado, después conquistador y finalmente cronista de Indias, nació probablemente en 1518 en el municipio extremeño de Llerena.

Justamente en Llerena, con motivo de este aniversario, se celebrarán, durante los días 26 y 27 de octubre, las XIX Jornadas de Historia en Llerena, que este año llevan por título: “España y América: cultura y colonización. V centenario del nacimiento de Pedro Cieza de León, cronista de Indias”. La Sociedad Extremeña de Historia, en colaboración con otras instituciones, invita cordialmente a todos los investigadores americanistas historiadores y filólogos a que participen de estas jornadas con sus comunicaciones. Toda la información puede consultarse aquí:

2

Aunque Pedro Cieza de León es bien conocido –por indispensable– en los estudios de las Crónicas de Indias y del español de América, me gustaría compartir con los amigos lectores del blog de IHDEA algunas notas de la vida y obra del que ha sido llamado el “príncipe de los cronistas”. Nacido en Llerena, pasó a América en el año 1535, según sus propias informaciones, con trece años, y llegó a territorio peruano en 1548 con el ejército del Pedro de la Gasca. Permaneció en América unos diecisiete años y a su vuelta a la península residió en Sevilla hasta su muerte, con 32 años, en 1584 (su testamento fue encontrado en el Archivo de protocolos de Sevilla). En Sevilla fue donde dio forma definitiva a la primera parte de su voluminosa crónica, (hoy conocida como “Crónica del Perú”, 1553), dejando el resto de las partes inéditas. Dicha primera parte, la única que contó con el beneplácito del autor, se publicó en Amberes en 1553. Las siguientes partes no se encontraron ni se publicaron hasta el siglo XIX (se pueden encontrar sus obras completas y un magnífico estudio introductorio en la edición de Carmelo Sáenz de Santa María, 1985)

Como ocurre con tantos otros fondos americanistas, los textos originales del cronista extremeño pueden encontrarse digitalizados en versión facsímil en el repositorio de la Biblioteca Nacional de España. A través de este fácil recurso que ahora nos proporcionan las herramientas digitales, la obra de Cieza de León está más al alcance que nunca para que los investigadores podamos seguir abordando aspectos cruciales de su escritura y de su pensamiento. Se puede consultar la primera parte de la “Crónica del Perú” aquí:

http://bdh-rd.bne.es/viewer.vm?id=0000190936&page=1

Merece la pena recordar a Pedro de Cieza de León porque su “Crónica del Perú” constituyó, ya en su época, una gran obra historiográfica, comparable a la de sus compañeros Bernal Díaz del Castilla y Fernández de Oviedo. Movido sobre todo por su espíritu inquieto y su curiosidad innata, quiso dejar retratados aspectos de la vida y las culturas indígenas, con un afán de verdadero etnógrafo. Su visión del imperio inca y de las tierras americanas fue siempre positiva y reconciliadora con el mundo europeo:  “y cierto para pasar la vida humana, cesando los escándalos y alborotos, y no aviendo  guerra, verdaderamente es vna de las buenas tierras del mundo: pues vemos que en ella no ay hambre ni pestilencia, ni llueve, ni caen rayos ni relampagos, ni se oyen truenos: antes siempre esta el cielo sereno y muy hermoso” (1ª parte, p. 185).

Tanto para el historiador de la lengua como para el estudioso de la variedad americana, la crónica ciezana continúa planteando muchos retos. Sin duda han interesado mucho los estudios léxicos sobre los americanismos y quechuismos pero también es una documentación excelente para estudiar la lengua del siglo XVI y otros tantos aspectos textuales y discursivos. Pedro Cieza de León fue sin duda un profesional de su oficio y nunca dejó de testimoniar todo lo que registró su mirada: naturaleza, geografía, cultura o historia. Qué mejor manera de recordarlo que con sus propias palabras sobre el valor de la escritura como forma de fijar la memoria:

“Bienaventurada la invención de las letras, que con la virtud de su sonido dura la memoria muchos siglos, y hacen que vuele la fama de las cosas que suceden por el universo; y no ignoramos lo que queremos, teniendo en las manos la lectura”  (1ª parte, p. 255)

                                                                                         Entrada publicada por Marta Puente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s